jueves, 4 de marzo de 2021

A Chinese Tall Story (Hong Kong, 2005)


“Una vez alguien me dijo, que la mejor manera de guardar un secreto era contárselo a un hoyo y luego sellarlo con barro”

 
Director: Jeff Lau
Guion: Jeff Lau
Reparto: Nicholas Tse, Charlene Choi, Fan Bingbing, Isabella Leong, Kenny Kwan, Steven Cheung, Kara Hui

Esta película de género de comedia y fantasía la podemos disfrutar en Amazon Prime bajo el nombre de Lucha inmortal. El film coge como base el famoso libro Viaje al oeste, una de las cuatro obras clásicas de la literatura china, y hace una adaptación libre de su historia y personajes. Esto da como resultado una entretenida aunque disparatada comedia hongkonesa que hará que los amantes del género pasen un rato divertido.

La historia nos narra como el monje Tripitaka y sus tres discípulos llegan a la gran ciudad de Shache después de muchas aventuras. 
Tras una gran fiesta de celebración por su llegada, el monje sufre el ataque de un grupo de demonios del que logra escapar a duras penas. Desgraciadamente, sus discípulos son atrapados y el monje deberá encontrar la manera de liberarlos. A todo esto se sumará a la mezcla un demonio que se enamora del monje y una princesa que viene de otra galaxia que decide ayudarle a rescatar a sus discípulos.
 
 
Estamos ante una comedia disparatada muy típica de Hong Kong y que tanto divierte a los fans del género. Mucha fantasía china , mucho CGI de baja calidad y humor sin sentido son los buques insignia de esta película que solo busca entretener y que el espectador lo pase bien.

Las interpretaciones son decentes, teniendo en cuenta de que es un film donde destaca sobre todo la comedia y situaciones sin demasiado sentido con una narrativa cogida con pinzas. 
 
La producción se nota que tiene bajo presupuesto aunque hayan escenas donde intentan lucir un CGI más que correcto. Tiene algunas escenas de acción interesantes y unas coreografías bien realizadas.

Su banda sonora destaca mucho, y es que no podemos olvidar de que a cargo de ella está el gran Joe Hisaishi, responsable de muchas de las producciones del Estudio Ghibli.
 
 
En resumen, es una película para un público concreto acostumbrado a las típicas comedias hongkonesas y que les importe poco la  cohesión del guion.
 
Lo mejor: La banda sonora. 
Nicholas Tse.

Lo peor: Los efectos especiales.
 
TRAILER
 

 
 

domingo, 14 de febrero de 2021

Long live the king (Corea del sur, 2019)

"Incluso cuando el mundo se vuelve cruel, nos ayudamos unos a otros"

Director: Kang Yoon-Seong
Guion: Kang Yoon-Seong
Reparto:Kim Rae-won, Won Jin-ah, Jin Seon-kyu, Choi Gwi-hwa

Desde que el director Kang Yoon-Seong presentó The outlaws protagonizada por el popular Ma Dong-seok, en el blog estábamos muy pendientes de cuál sería su nuevo proyecto, ya que la cinta antes mencionada posee todo lo que nos gusta de una buena cinta coreana, acción, comedia y una pizca de violencia como solo ellos saben hacer. Para  nuestro gozo, dos años después estrenó Long live the King, una interesante propuesta que mezcla a la perfección comedia, drama y acción de una manera dinámica y muy eficaz. Sin más dilación comenzamos. Let's go!

Jang Se-chool es un apuesto jefe de una banda de mafiosos que están intentando echar a los vecinos de la zona de Makpo. Un alto cargo quiere edificar en esas tierras a toda costa. El forcejeo con los habitantes se vuelve más violento y Jang decide entrar en acción usando la fuerza, pero cuando da la orden a sus secuaces, una joven se le encara y le da una bofetada. En ese momento nuestro protagonista quedará totalmente enamorado de la joven prometiendo que se convertirá en una buena persona para conseguir su amor.

Long live de king es una agradable propuesta de factura impecable con una excelente mezcla de géneros añadidos perfectamente a la trama del film. La historia es simple pero muy fresca, alternando el tono serio de la parte mafiosa, con el día a día de los habitantes de Makpo.

Aunque posee una trama ya muchas veces vista, la cinta atrae por su estética, su puesta en escena y su buen hacer a la hora de mostrarnos la evolución de los personajes principales.

El director vuelve a demostrar que tiene personalidad propia a la hora de reflejar el mundo de la mafia coreana que tanto nos gustó ver en su anterior cinta, The outlaws, y que aquí nos muestra en varias escenas del film, sorprendiéndonos también con un gran manejo del drama humano y la comedia más costumbrista. 

A nivel interpretativo Long live the King cumple, con creces, gracias a sus carismáticos protagonistas (Kim Rae-won nos encandila con su presencia) y un maravilloso elenco de secundarios que nos harán empatizar totalmente con esta peculiar historia.

En el apartado sonoro nos encontramos con un trabajo muy sólido y variado, con temas clásicos y épicos dependiendo del tono en el que las escenas van ocurriendo, potenciando así esa mezcla temática que anteriormente hemos mencionado. 

En definitiva, Long live the king es un producto con una calidad innegable, una historia típica pero repleta de pasión y buen hacer que hará las delicias de los amantes del buen cine coreano. Si tenéis la oportunidad, echadle un ojo.

Lo mejor: Kim Rae-won en estado puro.
Su perfecta mezcla de géneros.

Lo peor: Una trama un tanto predecible y ya muchas veces vista.

TRAILER


 

domingo, 7 de febrero de 2021

The Ying-Yang master (China, 2020)


 “Los nombres son los hechizos más cortos del mundo”
 
Director: Guo Jingming
Guión: Guo Jingming
Reparto: Mark Chao, Allen Deng, Jessie Li, Wang Duo, Olivia Wang
 
Ya lleva tiempo que la fantasía china comienza a pegar fuerte en ciertas plataformas digitales, y eso podemos comprobarlo al ver que superproducciones de este país pueden disfrutarse, por ejemplo, en Netflix o Amazon prime. La última gran producción El maestro del Ying Yang: En busca de la eternidad llega de la mano de Netflix y se ha estrenado el 5 febrero de este año después de haber generado polémica en China, donde se retiró de los cines debido a que su guionista y también director del film Guo Jinming tiene casos judiciales abiertos por plagiar a otros escritores. Este film se basa en una serie de novelas japonesas escritas por Baku Yumemakura (que es también guionista de manga) llamadas Onmyouji. A su vez, estas novelas se basan en el personaje histórico de Abe no Seimei, un onmyouji que trabajó para emperadores y el gobierno japonés en la era Heian.
 
 
 La película nos mete de lleno en una maravillosa fantasía donde nos cuenta que cada cientos de años, el demonio más peligroso de todos despierta de su letargo y los cuatro maestros más poderosos de las cuatro sectas existentes deben sellarlo de nuevo para evitar la desolación en el mundo. Cuando ese momento llega, nuestro protagonista Qingming y el resto de maestros llegan a la ciudad imperial para asistir a la ceremonia que ayudará a mantener sellado al demonio. El problema comienza cuando una noche, uno de los maestros es asesinado y empiezan las desconfianzas y las intrigas entre ellos. Qingming unirá fuerzas con el guerrero Boya para destapar la conspiración y acabar con el demonio de una vez por todas. 
 
Estamos ante una película donde el apartado visual es de un nivel intachable y donde vemos un CGI de gran calidad. Tiene un diseño de producción muy bueno y unas interpretaciones más que correctas. Mark Chao  el actor protagonista que interpreta a Qingming) tiene experiencia en películas del género, ya quelo hemos visto anteriormente encarnando al famoso Detective Dee (El joven Detective Dee: El poder del dragón marino, 2013 o en Detective Dee y los cuatro reyes celestiales, 2018) y que podemos disfrutar tanto en Amazon Prime como en Netflix. 
 
La banda sonora también es muy destacable, siendo el responsable de ella el fabuloso Kenji Kawai, famoso sobre todo por su maravilloso trabajo en la película de anime de 1995, Ghost in the Shell. 
 
 
 En resumen, estamos ante una película de fantasía que nos ofrece mucho folclore chino, magia, demonios y espíritus guardianes que harán las delicias de los amantes de este género. Quizás peca de un comienzo muy potente para desinflarse a mitad del film pero que se le puede perdonar gracias a una media hora final igual de espectacular. Para los amantes de las fantasías chinas, visualización obligada.

Lo mejor: El apartado visual.

Lo peor: Un argumento que flojea a medida que avanza el film. No profundizar más en ciertos personajes.
 
TRAILER
 

Escrito por Fayna Castro

viernes, 5 de febrero de 2021

Eye for an Eye (Corea del sur, 2008)

 "Hay un momento en que hasta un perro puede vencer a un tigre cuando este intenta morder a sus crías"

Director: Ahn Kwon-tae, Kwak Kyung-taek
Guion: Ahn Kwon-tae, Kwak Kyung-taek, Kim Dong-Woo
Reparto: Han Seok-gyu, Cha Seung-won, Sony Young-chang

Desde hace unos cuantos años el thriller coreano está pegando muy fuerte en todo el mundo gracias a sus originales propuestas, la calidad de sus producciones y un nivel de interpretación sublime en la mayoría de ocasiones que lo han hecho un género muy popular entre los amantes del cine asiático.

Hoy os hablaremos de Eye for an Eye, una cinta policíaca dirigida por Ahn Kwon-tae (My Brother, Tough as iron) y por el gran Kwak Kyung-taek (Friend, A love, The Classified File) este último un director muy importante en el nuevo cine coreano gracias a cintas como Friend que ya poseían esa elegancia y estilismo visual que se entremezclaban con una violencia seca y feroz y que más adelante influirían en multitud de obras posteriores.

El detective Sung-chan está a punto de entregar su dimisión, en la brigada se le considera como una persona dura, estricta pero muy eficaz en su trabajo y su marcha es algo que no ha gustado demasiado a los altos cargos. Desgraciadamente cuando está a punto de hacer oficial su despido, se produce un robo en plena ciudad en el cual los delincuentes han suplantado su identidad. A Sung-chan no le queda otra que aceptar un último trabajo con tal de limpiar su nombre y desenmascarar al misterioso ladrón.

Estamos ante un thriller de corte policíaco con una trama muy directa que funciona a la perfección gracias a su endiablado ritmo y al rebosante carisma que tienen sus personajes principales que, aunque no sea un film que posea demasiada acción, nos mantendrá atentos durante sus casi dos horas de duración. Un notable producto que busca entretener con una excelente calidad en su puesta en escena.

Que nos engañe su tradicional trama, ya que Eye for an Eye puede sorprenderos en más de una ocasión con su (a veces) tramposa narrativa.

Cha Seung-won y Han Seok-gyu con sus geniales interpretaciones nos ofrecen dos personajes muy bien creados e interesantes, con un carisma que traspasa la pantalla y nos hace empatizar con sus motivaciones desde el minuto uno. El resto de elenco secundario quizás sí que quede demasiado en segundo plano y pierda un poco de fuerza el mundo creado por los directores.

Con un montaje y una banda sonora muy al estilo de películas de espías y ladrones de los 70, la cinta muestra un poco de originalidad dentro de su aire clásico y trama ya vista muchas veces, pero que gracias a estos detalles le dan un toque muy fresco y dinámico.

 


En definitiva, Eye for an eye es una estupenda cinta policíaca de tono desenfadado y producción impecable que recomendamos a todos aquellos que disfruten con el buen cine que solo busca entretener y hacernos pasar un buen rato, que al fin y al cabo es lo que esperamos en este tipo de cintas. Muy recomendable.

Lo mejor: El trepidante ritmo en el que avanza la trama.
Sus escenas de acción.

Lo peor: No busquéis un thriller de tono serio y repleto de acción, esto es otra cosa.
Trama mil veces vista.
Solo poder tenerla en formato físico vía importación.
 

TRAILER



domingo, 31 de enero de 2021

La tela de la muerte (Hong Kong, 1976)


“Busco información sobre Los Cinco Venenosos”


Director: Chor yuen
Guion: Ni Kuang
Reparto: Yueh Hua, Lo Lieh, Ching Li,Ku Feng, Angela Yu.

La plataforma Amazon Prime nos está sorprendiendo cada vez más con el cine oriental, últimamente llegan a su catálogo bastantes joyas, sobre todo del cine clásico de artes marciales que no hay que subestimar. Muchas de estas cintas fueron precursoras del cine chino actual, lo que las hace muy valiosas para el amante del cine asiático y en especial del género fantástico.
 
 
La tela de la muerte nos cuenta la historia de una terrorífica arma conocida como La araña mortífera. Es el tesoro más preciado del Clan de la Araña, pero su poder es tan poderoso e incontrolable que se decidió años atrás sellarla para evitar males mayores. Cuando se va a celebrar un evento de lucha para determinar quién será el mejor luchador entre todos los clanes, los miembros del Clan Araña le piden a su líder utilizar su arma secreta para volver a ser respetados como antiguamente. Ante la negativa de su líder, uno de los miembros de su propio clan planeará hacerse con la araña mortífera por la fuerza y convertirse en el nuevo líder del clan. 
 
El resto de practicantes de artes marciales, preocupados por si tan temida arma hace su aparición después de cien años, mandarán a uno de sus mejores alumnos a investigar el asunto. En su viaje conocerá a la hija del líder del Clan Araña, que aunque esconderá su verdadera identidad para evitar conflictos, intentará ayudarlo en su investigación para que un arma tan peligrosa no acabe en malas manos.
 
 
Estamos ante una película pionera de acción y artes marciales que merece la pena ver si eres amante de este género. Entretenida sin pretensiones y con efectos de la época tiene unas excelentes coreografías fantásticamente dirigidas por Tong kai y Yuen Cheung-yan. Un wuxia de visión obligada para amantes del género.

Lo mejor: Las coreografías.

Lo peor: Algunas interpretaciones. 
Los efectos son bastante pobres pero hay que tener en cuenta la época cuando se rodó.
 
TRAILER
 
 
 Escrito por Fayna Castro

viernes, 29 de enero de 2021

A dirty carnival (2006, Corea del sur)

 "Haz algo que mantenga el verdadero espíritu gángster."

Director:
Yoo Ha
Guion: Yoo Ha
Reparto: Jo In-Sung, Chun Ho-jin, Min Nam-koong, Lee Bo-young

Byung-doo es un joven que se dedica, con su humilde banda de gángsters, a cobrar deudas para un jefe mafioso local. Las cosas no les van del todo bien y los ingresos que reciben no les llegan ni para comer. Debe hacer algo rápido ya que la situación se está volviendo insostenible. Después de pensarlo durante un tiempo, Byung-doo aceptará un peligroso encargo de uno de los jefes de alto cargo con tal de subir puestos e inyectar dinero en su pequeña banda.

Si hay algo que nos apasiona en el blog, es el cine moderno de gángsters coreano, que con sus propuestas consiguen emocionarnos gracias a su elegancia, su estilizada pero a la vez cruda violencia y sus múltiples matices que lo hacen un subgénero fascinante.

Hoy os hablaremos de A dirty carnival, una excelente cinta
que todavía hoy en día nos sigue maravillando y que pudimos disfrutar hace más de 15 años en pantalla grande dentro del ya desaparecido festival Baff. Sin más dilación comenzamos.

Si hay un nombre que está estrechamente relacionado con el cine de mafias es el director Yoo Ha, que gracias a tres obras, A dirty carnival, Gangnam blues y Once upon a time on High School (esta más enfocada en la adolescencia), se posiciona como uno de los más importantes en este género aún teniendo pocas cintas en su interesante filmografía.

Con A dirty Carnival, Yoo Ha nos regala una obra muy clásica, elegante y de violencia cruda y directa. Un impecable ejercicio de cine negro que resalta por su aire romántico y su construcción casi episódica gracias a las pequeñas piezas que interpretan nuestros protagonistas en la sala de Karaoke (todas y cada una de ellas repletas de matices y perfectamente integradas en la trama) donde veremos florecer las intenciones de cada individuo de una manera brillante e ingeniosa.
 
 
La música es un factor muy importante, como si de un protagonista más se tratara, dotando al film de una perfecta armonía gracias a los numerosos tangos y valses que posee su exquisita banda sonora, todos ellos interpretados delicadamente con instrumentos clásicos que potencian aún más el clímax de algunas escenas de manera magnifica. No podemos quitarnos de la cabeza el Ddaeng Beol de Kang Jin interpretado por Jo In-Sung y su banda, un tema recurrente y muy importante para entender al joven Byung-doo. Maravilloso!

La figura de Jo In-Sung es algo que agradecemos ver en este tipo de cintas (A dirty carnival, The King) que con su presencia, su aire juvenil y de inocencia, consigue ese contrapunto perfecto de agresividad y romanticismo que tanto le gusta implementar al director en sus obras (recordemos que sus primeras películas eran dramas románticos y eso se nota en sus producciones). Jo In-Sung demuestra lo buen actor que es con una poderosa interpretación tanto en lo físico como en el ámbito dramático, enamorándonos desde el primer minuto con su dulzura pero también con su ferocidad en las realistas y crueles escenas de acción. Al fin y al cabo, A dirty Carnival, es una historia de amor y odio dentro de una espiral de violencia en donde cualquier sueño se verá truncado por las acciones del pasado.

"Tan lejos como mis ojos pueden ver, las sombras se dirigen hacia mí"
 
El resto de personajes están muy bien construidos y enriquecen, si cabe aun más, este oscuro mundo que se nos plantea en el film.
 
 
En definitiva, A dirty Carnival, es una cinta imprescindible dentro de la filmografía moderna coreana, un magistral ejercicio de cine negro que maravillará a los amantes del género, pero también gustará a los seguidores de las grandes historias de amor. No os la perdáis.

Lo mejor: Ejecución impecable y elegancia abrumadora.
Su banda sonora.
Jo In-Sung.

Lo peor: Que no la hayas visto todavía.
 
TRAILER
 

 

sábado, 23 de enero de 2021

Web junkie (Israel, 2013) reseña


"Usaba internet. Mi padre me trajo aquí para ver al médico... Pero me ataron las manos y me encerraron aquí"

Director: Shosh Shlam, Hilla Medalia
Guion: Shosh Shlam, Hilla Medalia
 
El documental empieza con la cara desesperada de un adolescente chino. Está llorando. Dice que todavía no sabe realmente por qué está allí. No hizo nada malo. Sus padres lo drogaron y lo llevaron allí mientras aún dormía y ahora, está atrapado.

 

"Sólo estaba jugando", dice. Se siente realmente desesperanzado, deprimido y sin motivación para vivir y, exactamente igual que él, otros 70 adolescentes están en la misma situación. No hay tiempo para jugar allí. Sólo marcha, obedece órdenes y sé reprogramado.
 
Bienvenido a Daxing Camp, donde su inútil hijo adicto a los videojuegos puede "reconfigurarse” a sí mismo, y finalmente, emocionado de convertirse en un miembro responsable y productivo de la sociedad china.
 
Según un informe publicado por China Internet Network Information Center en 2017, 170 millones de personas menores de 18 años utilizan regularmente Internet en China. La industria de los videojuegos alcanzó los 24 mil millones de dólares SOLO en 2016, y aunque la contribución a la economía china es enorme, la industria del videojuego todavía es fuertemente criticada y culpada, porque en realidad es la droga de 24 millones de adolescentes completamente adictos que pasan más de 17 horas jugando a diario. La adicción a Internet es un verdadero problema en China. La situación era tan mala que, en 2008, el Gobierno decidió aplicar nuevas leyes para regular el uso de videojuegos y declarar formalmente la "adicción a Internet" como un trastorno clínico. Abrieron 400 campamentos de rehabilitación para dar ayuda clínica, médica y apoyo psicológico a los hijos perdidos de familias desesperadas y rotas.
 
Este documental ha sido extremadamente difícil de ver: en mi opinión, estos chicos únicamente estaban jugando. ¿Merecían ser tratados como monstruos sólo porque aman "World of Warcraft"? No, claro que no. Pero la mayoría de ellos dejaron la escuela, descuidaron a familiares y amigos y rechazaron cualquier contacto con la realidad. Pasan la mayor parte del tiempo en cibercafés, algunos de ellos gastan más de 8500 dólares jugando a videojuegos y están despiertos durante días. Ahora en el campamento, parecen zombies que duermen en exceso.

No soy gamer, en general, no soy una gran fan de la tecnología y todavía me cuesta usar mi smartphone, pero para cualquiera que vea este documental, es definitivamente claro que para estos adolescentes los videojuegos no son sólo un hobby, sino una manera de escapar de la presión que la sociedad les impone para tener éxito, para tener un buen trabajo, para finalmente comprometerse con algo serio.
 
La directora de la película eligió los primeros planos como estética narrativa y es magistral cómo deja -frente a la cámara- no las bocas, sino los ojos de esos chicos para hablar de mundos ocultos en los que se aventuran solos para no ser observados o juzgados.  En estos mundos lejanos pueden ser finalmente ellos mismos, pueden ser entendidos y tener amigos reales que, probablemente, comparten con ellos esta cosa (realmente me cuesta decir "adicción").
 
Gran parte de la crítica que tuvo que hacer frente el documental se centra en la falta de conocimiento del método de curación y opciones terapéuticas, pero, con el beneficio de la duda, creo que no ha sido realmente fácil filmar en un hospital militar bajo vigilancia forzada y revisión cercana a la censura. La tensión durante el rodaje es claramente palpable e incluso los psicólogos, en esos raros momentos en los que se les enfoca durante la terapia, se expresan con la misma facilidad como si caminaran sobre cáscaras de huevo.
 
Esta tensión en la filmación también incluye al misterioso profesor/especialista en adicciones/cerebro del campo Dr. Tan Ran que, con palabras pomposas, hace que el punto principal del problema sea bastante evidente: las familias tienen miedo de tener un enfermo mental en casa, el Gobierno teme que los jóvenes dejen de ser funcionales, no se comuniquen y rechacen los roles sociales y las relaciones, se conviertan en adultos ansiosos y deprimidos, inútiles para la sociedad, y algo por lo que deben avergonzarse por su productividad nula.

Ambas partes se niegan a ver la realidad: estos adolescentes se sienten profundamente solos, desconfían de los adultos que cortan cualquier comunicación con ellos y, sobre todo, rechazan la visión confuciana de la familia donde los padres siempre tienen razón sólo porque son tus padres.

Con sus ojos vacíos estos chicos dicen: "No te respetaré si no me oyes".

Realmente te parte el corazón, pero soy una persona romántica y me gustaría pensar que su adicción a los videojuegos es sólo su manera de gritar NO.

Lo mejor:  Todas las escenas durante la terapia familiar son realmente poderosas y te golpean en el estómago.  Si no sientes eso: lo siento, amigo, eres un desalmado.
 
Lo peor: Consistente con su selección narrativa, la directora elige de nuevo un enfoque antropológico centrado en los protagonistas atormentados y, a propósito, deja fuera incluso una mínima investigación sobre el mercado masivo del videojuego chino.

Escrito por Valentina Zaccagnini.

TRAILER 


 

Web junkie (Israel, 2013) review


“I used the internet. My dad brought me here to see the doctor… But they tied my hands and locked me in here instead”

Director: Shosh Shlam, Hilla Medalia
Writer: Shosh Shlam, Hilla Medalia


The documentary opens with the desperate face of a Chinese teenager. He’s crying. He said that he still doesn’t really know why he’s there. He didn’t do anything wrong. His parents drugged him and took him there while he was still sleeping and now, he’s trapped.

 

 “I was just playing” he says. He’s feeling actually hopeless, depressed and with no motivation to live and, exactly like him, other 70 teenagers are in the same situation. There’s no time to play there. Just march, obey orders and be reprogrammed.

 
Welcome to Daxing Camp, where your useless videogame-addicted son can “reconfigure” himself, and finally become responsible and excited to become a productive member of Chinese society.

 

According to a report released by China Internet Network Information Center in 2017, 170 million people under 18 regularly use internet in China. The videogames industry reached 24 billion dollars JUST in 2016 and even if the contribution to the Chinese economy is quite huge, game industry is still strongly criticized and blamed, because it’s actually the drug dealer for 24 million teenagers that are completely addicted, and spend more than 17 hours gaming on daily basis. Internet addiction is a real problem in China. The situation was so bad that, in 2008, the Government decided to implement new laws to regulate the use of videogames and formally declare “internet addiction” as a clinical disorder. They opened 400 rehabilitation camps to help desperate and broken families giving clinical and medical help and psychological support to their lost children.

This documentary was extremely painful to watch: in my view, these boys were just playing. Did they deserve to be treated like freaks just because they love “World of Warcraft”? No, of course not. But most of them quit school, neglected family and friends and refused any contact with reality. They spent most of the time at internet cafés, some of them spent over 8500 dollars to play videogames being constantly awake for days. Now in the camp, they look like just oversleeping lifeless zombies.

 
I am not a gamer, at all, in general I’ am not a huge fan of technology and I am still struggling to use my smartphone but, for anyone watching this documentary, is definitely clear that for these teenagers gaming is not just a hobby but a way to escape from the pressure that society put on them to succeed, to have a good job, to finally settle and commit themselves to something serious.

 

The movie director chose close–ups as narrative aesthetic and it’s masterful how she lets – in front of the camera- not the mouths but the eyes of those boys to talk about hidden worlds in which they venture alone to not be observed or judged.  In these far worlds they can be finally themselves, they can be understood and have real friends that, probably, share with them this thing (I really struggle to say “addiction”).
 
Much of the criticism that the documentary had to face is focused on the lack of insight into the healing method, therapeutic choices but, with the benefit of the doubt, it hasn't been really easy to shoot in a military hospital under close and forced surveillance and review. Tension during shooting in the presence of the camera is clearly palpable and even the psychologists, in those few moments when they got framed during counselling, they express themselves with the same ease as they are walking on eggshells.

 

This tension in the shooting also includes the mysterious professor/addiction specialist/mastermind of the camp Dr. Tan Ran who, in many pompous words, makes the main point of the problem quite evident: families are afraid to have a mental ill person at home, the Government fears that young people stop to be functional, do not communicate and reject social roles and relationships, to turn themselves into depressed and anxious adults who are actually useless to society, and something to be ashamed because of their non-productivity.
 
 
Both of the parts refuse to see reality: these teenagers feel deeply lonely, they distrust adults cutting any communication with them and, above all, they reject the Confucian vision of the family where fathers are always right just because they are your parents.


With their empty eyes these boys say: "I won't respect you if you won't hear me".
It's really heart breaking but I’m a romantic person and I would like to think that their games addiction is only their way to scream a giant NO.


The best: All the scenes during family therapy are truly powerful and they hit your guts. If you don’t feel that: sorry mate, you are heartless.
 
The worst: Consistent with her narrative choices, the director chooses again an anthropological approach focusing on the tormented protagonists and, purposely, leaving out even a minimal investigation to the massive Chinese videogames market.
Written by Valentina Zaccagnini.
 
TRAILER 
 

 

miércoles, 20 de enero de 2021

Hot Soup (China, 2020) review

 "It doesn’t matter if society changes, people's desire to find       happiness remains the same"


Director:
Zhang Ming
Screenplay: Zhang Ming, Wu Ming, Liu Qinyu
Cast: Thomas Price, Li Meng, Zuo Yi

The interesting director Zhang Ming (The pluto moment, The bride) returns with his new production, Hot Soup. An interesting film that tells us about happiness, its quest, its meaning, but above all, how we anchor ourselves on that journey to find it and whether sometimes we lose the course of our lives.

 
 
 
As customary in some productions of this director, the film shows the plot from various points of view. In this case we have four protagonists with different plot threads but that by the montage and several common objects gives us the feeling that there is only one main character. Something we found tremendously original and successful.

Four wonderful stories about four great women in search of happiness in modern Shanghai.

A young executive argues with her fiancé about starting a family, her disagreements will lead the couple to make disparate decisions. A PhD student argues with her teacher for her thesis on happiness. A teenage girl fails to find the perfect boyfriend who meets the expectations of her father, a cruel mobster in a wheelchair for life. A girl dreams of going to the United States who falls in love with a young taxi driver. 
 
 
Hot soup is a delight in many of its aspects, sometimes strange and sometimes a very close film, with a slow tempo, but of agile and surprising montage, that will show us the difficult path of four women to find and understand what happiness is. 
As we have told you before, the plot unfolds from a unique and quite original point of view, since all the stories are intertwined as if it were a single protagonist, showing the viewer that tireless quest to get such precious treasure, that even if they don’t share a path, they have the same destination.

At first glance it may seem like a simple film, but director Zhang Ming delights us with endless details and nuances that manage to capture our attention in an excellent exercise of elegance and good work, but always without losing those specks of tradition that we love to see so much in his films.

"What's the point of investigating when you already have the solution"

Technically the film is excellent, thanks to its elegant soundtrack and a gentle photography with a certain predominance for greenish tones and precise camera work. It also worth mention that it has a remarkable cast with very solid interpretations and quite varied locations. 
 

In short, Hot soup is an exquisite film about life, effort, dedication and how humans become obsessed with seeking precious happiness and sometimes we don't realize that you get it from the little things of everyday life. A clear reflection of how demanding modern society is if you are a woman, and how this brave woman keep trying to find the yellow brick road, when their happiness depends on the ruby shoes.

The best: Its original montage.
Visually very cared for.
A luxury cast.

The worst: A somewhat strange film if you can't get into what the director proposes.
The montage, although we thought it was wonderful, can confuse more than one viewer.

Hot Soup (China, 2020) reseña

"No importa si la sociedad cambia, el deseo de las personas por
encontrar la felicidad sigue siendo el mismo" 


Director:
Zhang Ming
Guion: Zhang Ming, Wu Ming, Liu Qinyu
Reparto: Thomas Price, Li Meng, Zuo Yi

El interesante director Zhang Ming (The pluto moment, The bride) regresa con su nueva propuesta, Hot Soup. Una interesante película que nos habla sobre la felicidad, su búsqueda, su significado, pero sobre todo de cómo las personas nos anclamos en ese viaje por encontrarla y en ocasiones, perdemos el rumbo de nuestras vidas.

Cómo ya es habitual en algunas producciones del director, la cinta muestra la trama desde varios puntos de vista. En este caso tenemos cuatro protagonistas con hilos argumentales diferentes pero que por montaje y varios objetos comunes nos da la sensación de que solamente hay un único personaje principal. Algo que nos ha parecido tremendamente original y acertado.

Cuatro maravillosas historias sobre cuatro grandes mujeres en busca de la felicidad en el Shanghai moderno.

Una joven ejecutiva discute con su prometido sobre formar una familia, sus discrepancias llevarán a la pareja a tomar decisiones dispares. Una estudiante de doctorado choca con su profesor por su tesis sobre la felicidad. Una adolescente no logra encontrar el novio perfecto que cumpla con las expectativas de su padre, un cruel mafioso postrado en una silla de ruedas de por vida. Una chica sueña con ir a los Estados Unidos que se enamora de un joven taxista.
 
 
Hot soup es una delicia en muchos de sus aspectos, un film a veces extraño y en ocasiones muy cercano, de tempo pausado, pero de montaje ágil y sorprendente, que nos mostrará el difícil camino de cuatro mujeres por encontrar y entender que es la felicidad.
 
Como ya os hemos comentado antes, la trama se desarrolla desde un punto de vista único y bastante original, ya que todas las historias están entrelazadas como si de una única protagonista se tratase, mostrando al espectador esa búsqueda incansable por conseguir tan preciado tesoro, que aun no compartiendo ruta, tienen el mismo destino.

A primera vista puede parecer una película simple, pero el director Zhang Ming nos deleita con un sinfín de detalles y matices que consiguen captar nuestra atención en un excelente ejercicio de elegancia y buen hacer, pero siempre sin perder esos apices de costumbrismo que tanto nos gusta ver en sus films.

"Qué sentido tiene investigar si ya tienes la solución"

Técnicamente el film está muy trabajado, gracias a su elegante banda sonora y a una suave fotografía con un cierto predominio por los tonos verdosos y un preciso trabajo de cámaras. También añadir que posee un notable reparto con unas interpretaciones muy sólidas y unas localizaciones bastante variadas. 
 
 
En definitiva, Hot soup es una exquisita película sobre la vida, el esfuerzo, la dedicación y de cómo los humanos nos obsesionamos en buscar la preciada felicidad y en ocasiones no nos damos cuenta que se obtiene de las pequeñas cosas del día a día. Un claro reflejo de lo exigente que todavía es la sociedad moderna si eres mujer, y de cómo estas valientes siguen intentando encontrar el camino de baldosas amarillas, cuando su felicidad depende de los zapatos de rubíes.

Lo mejor: Su original montaje.
Visualmente muy cuidada.
Un reparto de lujo.

Lo peor: Una cinta un tanto extraña si no consigues entrar en lo que nos propone el director.
El montaje, aunque nos ha parecido una maravilla, puede llegar a confundir a más de un espectador.